Mi oficio: Videojuegos para servir

Castellano
3 min, aprox

Algunos de mis amigos tienen trabajos en los que se dedican a cubrir las necesidades más básicas de las personas: Son médicos, cocineros, arquitectos, abogados o bomberos. Nadie duda de sus profesiones, porque todos necesitamos de su trabajo para garantizar la vida, la salud, la alimentación o la seguridad. Como siempre les digo, ¡gracias por estar ahí!

Es curioso que cuando consideramos tener una vida más o menos estable, las personas no dejamos de tener necesidades, sino que siguen surgiendo, cada vez más enfocadas al concepto de felicidad. Querer satisfacerlas nos aporta niveles de motivación capaces incluso de modelar nuestros comportamientos: me vienen a la mente deportistas entrenando bajo la lluvia, o viajeros madrugando en vacaciones más incluso que el resto del año.

Es algo noble, pero al tratarse de un concepto abstracto y dependiente de cada personalidad, a menudo se recurre al gran ideal para vender o condicionar: Que seremos más felices por conducir el coche de una determinada marca es un ejemplo claro de mensaje que a menudo recibimos, o idea que nos podemos llegar a creer.

Cuando un amigo médico me preguntó a qué me dedicaba, le respondí: “Tú contribuyes a garantizar la vida, y yo a que merezca la pena vivirla”. Puesto que el “cómo” está directamente ligado al “qué”, mi contribución a las personas está mucho más focalizada en lo que perciben (experiencias) que en lo que hacen (actividades).

Merece la pena

Sabemos que el universo en el que vivimos permite la creación de vida, pero también que no se diseñó explícitamente para nuestro bienestar, así que, si lo queremos, somos nosotros mismos los encargados de investigar cómo conseguirlo, y para ello crear nuestros propios sistemas que actúen en el tiempo y aporten a las personas sensaciones de bienestar al actuar de una determinada manera, aprender algo, resolver un problema, etc.

Hoy, en que las herramientas digitales son ampliamente utilizadas para los procesos, es comprensible que en los sistemas para el disfrute también sea así. No todas las actividades humanas son éticas, y por tanto aquello que las rodea tampoco. Pero también están las que acercan a las personas a maravillosas sensaciones como el hecho haber crecido personalmente mediante una experiencia de calidad.

Si consultamos índices de consumo de libros, películas, o canciones, encontraremos propuestas de todo tipo. También de videojuegos, cuya aún breve historia ya demuestra que a más público consiguen, más deben aportar a sus intereses, ya sea a nivel de gustos o necesidades. Los hay sobre hacer carreras de coches, o jugar partidos de fútbol, pero también sobre gestionar hogares, actuar en comunidades sociales, o mejorar idiomas.

The Sims

Estos son los casos que más me interesan: Los que investigan las características de las personas y proponen maneras de que sus personalidades crezcan. Por tanto, los que ponen el ingenio al servicio de la conciencia. Las recompensas las otorga la propia naturaleza, no es casualidad que se llame a las endorfinas “hormonas de placer”.

Es nuestra responsabilidad conseguir que sea mejor dedicar energía a conceptos nobles que a los que no lo son. El futuro no estaba escrito cuando Tetris fue creado por Alexey Pajitnov, ni cuando The Sims fueron creados por Will Wright, y son dos casos de éxito incontestable sin recurrir a violencia o sexo. Hoy el futuro tampoco está escrito, pero nosotros sí que estamos para escribirlo.

Sabiendo que mis amigos y yo somos complementarios, en la medida en la que podamos trabajar conjuntamente mejorará tanto la vida de las personas como el hecho de ser vivida. Igual que les ha pasado a algunos de ellos, después de algunos trabajos alguien me ha dicho: “¡Gracias por estar ahí!”, a lo que he respondido: Para servir.

Bibliografía:

Koster, Raph. A Theory of fun. EUA: O’Relly Media, 2013. ISBN: 978-1-449-36321-5

Csikszentmihalyi, Mihaly. Fluir (Flow). España: Kairós, 2011. ISBN: 978-8499890371

Schell, Jesse. The Art of Game Design. EUA: Taylor & Francis Group, 2015. ISBN: 978-1-4665-9864-5

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s